¿Y si fuéramos la especie en vía de extinción?

0
1195

Es muy fácil para los seres humanos destruir el entorno, tenemos la capacidad de acabar con “todo”, sin necesitar una razón para hacerlo. Arrojamos basura en cualquier lugar, enjaulamos animales “exóticos” para tener dominio y exclusividad, acabamos con nacimientos hídricos por dinero, afectando ecosistemas complejos y acabando con millones de especies animales y vegetales, parecería que la destrucción es parte importante en nuestro ADN.

Por un momento, imaginemos que somos animales indefensos, que por las características únicas y especiales de nuestra especie nos persiguen, nos apartan de nuestra cotidianidad, nos enjaulan, nos torturan, nos exhiben y en ocasiones nos llevan hasta la muerte.

En Colombia hay especies protegidas que se encuentran en vía de extinción, algunas por su difícil proceso de reproducción, otras porque los cazadores han diezmado su población y con la colonización no tienen donde habitar. El oso de anteojos, la Guacamaya Bandera, el Cóndor de los Andes, el Loro Orejiamarillo, la Rana Dorada, el Oso Perezoso, el Manatí del Caribe, son algunas de las especies sacadas de su medio ambiente para ser exhibidas y torturadas.

A pesar de las leyes de protección a animales en vía de extinción, la oferta continúa y el mercado ilegal sigue creciendo, lo cual hace que las especies sigan desapareciendo.

Respetemos y protejamos el medio ambiente, cuidemos los animales no sólo a los que están en vía de extinción, sino a los domésticos, cambiemos nuestra forma de actuar, para que en el futuro nuestros hijos puedan conocer estas especies y no solo verlas en fotos.

Por: Mónica Castañeda.

DEJA UNA RESPUESTA