No más al abuso sexual infantil. Rompamos la cadena del silencio.

0
3248

En muchos hogares se está victimizando a los niños, siendo violentados física, emocional y psicológicamente.   Como seres humanos nuestra obligación es protegerlos, máxime si se es padre, madre, maestro o amigo.

En el Meta acabamos de vivir una situación de aberración total, en la que una bebe de tan solo 4 meses de nacida, fue víctima de abuso por parte de un familiar, un hombre que se excusó en su estado de ebriedad, que sin otra opción aceptó los cargos reconociendo que está más seguro en la cárcel, que en la calle por la atrocidad realizada.

Tristemente, en el Meta son reportados al mes, más de 350 casos de abuso sexual infantil; pero aún quedan muchos casos sin reportar.

Son múltiples las circunstancias por las cuáles los niños callan, entre ellas:

  • La falta de confianza con los padres
  • Temor porque han sido víctimas de amenazas contra ellos o sus familias
  • Miedo a ser culpados y rechazados
  • La falta de educación les hace pensar que estas malas conductas son normales.
  • Muchos niños creen que si hablan van a meter en problemas a sus padres y prefieren sacrificarse por amor a ellos

Como familias perdimos el norte, olvidando lo más importante que és ofrecer un entorno seguro a nuestros niños, los afanes por suplir el día a día, nos han llevado a dejarlos como maletas para ser cuidadas por merengano y fulana de tal, a quienes en muchos casos no les importan nuestros hijos, peor aún asumimos que a nuestros parientes cercanos sí les importan, siendo alarmante el encontrar que gran parte de los abusos son cometidos por familiares o amigos cercanos a la familia.

Las caricias para un niño deben representar ternura, cariño, protección; no temor y tortura.

Nuestro país culturalmente está en decadencia, años de machismo y abusos han hecho que sea normal la violencia física y sexual, aunque las mujeres no nos salvamos es mayor la cifra de abusadores hombres, que exhiben su condición para doblegar y someter al más débil, en este, caso los niños.

Pero que hacer para que ésta situación cambie… rompamos la cadena del silencio, si vemos que nuestros niños están retraídos, constantemente molestos o temerosos, hablémosles, expliquémosles que ellos son inocentes, que no son culpables si se presenta alguna situación de abuso, aprendamos a escucharlos, a no juzgarlos, a no señalarlos y démosles nuestro apoyo incondicional, que sientan que no están solos y enfrentemos la tormenta con lo que venga.

En la Biblia está escrito: “Y nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse”. Lucas 12:2, pero también  “porque viendo NO VEN, y oyendo NO OYEN, NI ENTIENDEN” Mateo 13:13, No esperemos a que nuestros niños sean víctimas fatales para reconocer nuestro propio error, estamos a tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA