Con el propósito de salvaguardar la seguridad de comerciantes y clientes, así como los bienes muebles e inmuebles de los diferentes locales de la Central de Abastos de Villavicencio (CAV), empezó a operar un moderno circuito cerrado de televisión que permitirá monitorear las 24 horas del día la dinámica comercial en sus instalaciones.

Felipe Rodríguez Suárez, administrador general del centro de acopio, aseguró que en la actualidad están funcionando 26 cámaras, con las que se vigilan todas las instalaciones, se realiza reconocimiento facial, identificación de placas de carros y motos y, además, contribuyen a detectar delitos que se cometan en el interior de la CAV.

 “Tenemos nuevas cámaras instaladas en el estacionamiento de vehículos de carga, en las puertas de acceso a las bodegas y en otros puntos estratégicos, que permiten un mejoramiento continuo en la calidad de los servicios y el fortalecimiento de una cultura interna fundamentada en la transparencia, el respeto y la seguridad”, afirmó Rodríguez Suárez.

Añadió que también se instalarán dos cámaras domos en la bodega minorista, también conocida como ‘Cemerca’, para brindar más seguridad, en razón a que en los próximos días se podría concretar la ocupación de locales ubicados en ese sector, por parte de comerciantes que trabajan actualmente en los alrededores del predio de la antigua plaza San Isidro.

DEJA UNA RESPUESTA