Mujer llanera, mujer trabajadora. Una mirada a la gestión de Maritza Martínez

Meta Principal ND

A pocas semanas de culminar la primera mitad de la última legislatura de este congreso, ya se empiezan a hacer los balances de las actuaciones y gestiones de los diferentes senadores y represen-tantes a la cámara.

En esta oportunidad, los reflectores se han posado –en su gran mayoría- sobre temas relacionados con las disputas políticas de cara a las elecciones del 2018. Y en medio de este caldeado ambiente político, quisimos revisar un poco más acerca de la tarea realizada por la Senadora Maritza Martínez Aristizábal, quien es hoy en día el mayor referente de la región de los llanos y la Orinoquia en el Congreso.

El pasado 20 de Julio, Martínez radicó 10 proyectos de ley para que iniciaran su trámite. Estas iniciativas, que hoy en día se encuentran apoyadas por varios legisladores, fueron presentadas para que solucionaran problemáticas o mejoraran las condiciones de esta región del país, pero también son proyectos con una marcada incidencia nacional. Es así como esta Llanera ha puesto a consideración temas como la creación del Registro de Deudores Alimentarios Morosos (REDAM), el cual sería una herramienta análoga a las centrales de riesgo crediticio y financiero, que permitirá imponer sanciones estrictas, al margen de las penales, a todos aquellos padres irresponsables que se encuentren inscritos en éste. También presentó el proyecto Programa Alimenticio Nacional contra la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. Con una iniciativa como estas, en el país se daría un salto importante en la lucha contra la pobreza, el hambre y la desnutrición, puesto que se dejarían de perder anualmente más de 10 millones de toneladas que los comercializadores, y en general la industria de los alimentos, prefieren dejar vencer a donarlos a quienes más los necesitan.

Ante este tipo de propuestas, en el mismo congreso han destacado el carácter social y de gestión por la equidad que viene impulsando de parte de la Senadora Maritza. Precisamente en un momento de señalamientos y de mucha tensión por el poder, esta llanera está en el Senado dando la lucha por mantener una agenda distanciada de la polémica y enfocada en la solución de los problemas que competen a la gran mayoría, pues no es un secreto que aunque los electores piden seriedad y trabajo para el beneficio común, muchas veces los esfuerzos de los congresistas y sus equipos terminan invirtiéndose en debates que solo ahondan en los odios y las diferencias.

Llanoalmundo.com encontró también que la Senadora del Partido de la U, y quien ya lleva 79 iniciativas propias ante el congreso, tiene en este momento proyectos como la exención de impuestos para toallas higiénicas, artículos de higiene femenina y pañales para bebés, el cual complementa el gran logro de ella en la pasada reforma tributaria a la cual voto negativamente, demostrando su compro-miso con las comunidades.

También su voto fue negativo para al aumento del iva, su defensa de la canasta familiar logró que se bajara el iva para algunos elementos de consumo diario; el descuento nocturno en peajes para incentivar la competitividad y garantizar ahorro a los viajeros terrestres; la prohibición del poliestireno expandido (icopor) de uso único en manejo de alimentos y la creación de la política de mecanización agrícola, un interesante proyecto de ley que busca unificar esfuerzos y recursos para apoyar tanto la reposición y renovación del parque de máquinas agrícolas en el país y también para ampliar los beneficios y financiación para aquellos que importen máquinas pesadas para uso agropecuario.

Llama poderosamente la atención que en estas épocas de posconflicto, otros congresistas no hayan destinado sus esfuerzos en impulsar este tipo de propuestas. Según palabras de la misma Maritza “el problema en el campo colombiano es que se debe dar atención y prioridad es a los productores y sus necesidades de financiación, capacitación y apoyo. Nuestra misión es evidenciar el potencial de ellos y lograr que por caprichos de los comercializadores y de los importadores, no perdamos la gran oportunidad de crecer y volvernos realmente competitivos”.

Pero tal vez uno de los proyectos más sonados y polémicos de la Senadora Llanera es el de la el endurecimiento de penas y castración química voluntaria para los violadores de menores de edad. En diferentes escenarios se ha debatido esta idea que infortunadamente vuelve y toma relevancia cada vez que el país se entera de un nuevo caso de maltrato contra un niño o niña. A este proyecto de ley, que ya está por pasar a debate en la Cámara de Representantes, se le han venido uniendo todos los partidos y cuenta con el apoyo de las mayorías. Sería un gran paso en la defensa de la infancia nacional.

Es importante resaltar que la Senadora Maritza no voto la reforma a las regalías, fue la única que defendió los intereses de los departamentos productores, enfren-tando a su propio partido.

Por eso, entre tanto escándalo de los legisladores y sus partidos, es positivo resaltar que una mujer llanera, amante de su región y orgullosa de sus raíces, marca la diferencia en el recinto sagrado de la democracia. Poco falta para que inicie la temporada electoral y seguramente Maritza Martínez volverá a protagonizar los debates y seguirá generando opiniones importantes alrededor de los temas esenciales para su tierra y el país en general.

Deja un comentario